11 de enero de 2014

Limo, el Príncipe de las Cumbres, Anna Torrisi y Yuu Ninomiya


Título: Limo, el Príncipe de las Cumbres.
Autor: Anna Torrisi.
Ilustrador: Yuu Ninomiya. 

No quiero que se considere violación de derechos de autor, así que igual que hice en su día con el cuento Hiedra, no pondré todas las ilustraciones, y, en este caso, tampoco pondré todo el cuento. Para averiguar el final tendréis que leerlo. Vamos a considerarlo un paso para la iniciación a la lectura de cuentos sea cual sea nuestra edad.

Nos iniciamos con cuentos ya sean orales o escritos, al crecer los abandonamos por textos más "adultos" como las novelas. ¿Por qué no disfrutar de algo tan sencillo? Hoy vamos a disfrutar de una leyenda sobre las estaciones, Limo, el Príncipe de las Cumbres.


"Hace muchos, muchos años, el mundo era un gran jardín lleno de flores y árboles frutales, el sol brillaba todos los días en un cielo siempre azul, y sus habitantes vivían muy felices. Pero un día apareció una pequeña nube en el cielo.



Los habitantes miraron la nube sorprendidos y la escucharon con atención.


- Vengo del otro lado del mundo, donde no todos son tan felices como vosotros. Limo, a quien llaman el Príncipe de las Cumbres, es un joven apuesto y bueno, pero está solo y se siente muy triste.


- ¿Y por qué está triste? - preguntaron los habitantes.


- Porque donde vive sólo hay nieve, brumas y lagos helados.




Un anciano, que había escuchado con atención a la nube, se compadeció del príncipe, y dijo:

- Regalémosle la luz y el calor del sol a ese joven.


Todos los habitantes estuvieron de acuerdo, y una niña añadió:


- Seamos generosos y regalémosle también nuestros colores.


A todos les pareció bien ya que estaban dispuestos a animar al Príncipe Limo regalándole todo lo que le faltaba.


La nube, que se había vuelto más gris y más grande, dijo:


- Esta noche el viento se llevará vuestros regalos al otro lado del mundo.


- Enviaré a las golondrinas para que os den fe de que han llegado a su destino. Pasado un tiempo, las golondrinas volverán y os contarán si han conseguido alegrar a Limo.


Al día siguiente, cuando el viento se llevó la luz y los colores, las rosas palidecieron y los árboles perdieron las hojas.

En poco tiempo el lugar quedó a oscuras, frío y triste.



Pero, al otro lado del mundo, aquellos regalos transformaron el lugar por completo.
En el cielo apareció un enorme arco iris.
Y las laderas y los valles se cubrieron de hierba y flores.

El Príncipe Limo se quedó sorprendido al ver que la nieve, la bruma y los lagos helados habían desaparecido.


Una mañana, entre el esplendor del nuevo paisaje, vio a una joven de gran hermosura. Su rostro era dulce y sus ojos brillaban con la claridad del rocío. Limo le tendió una mano y le dijo:


- Eres la muchacha más bella que jamás he visto. ¿Cómo te llamas?


- Aqualinda -respondió la joven.


Entonces el príncipe se arrodilló ante ella y dijo:


- ¿Quieres ser mi esposa y vivir conmigo para siempre?




Ella le miró a los ojos y dijo:

- Soy la Princesa del Reino de las Aguas. He venido por la belleza de este paisaje y me quedaré por el amor que me has declarado.


Limo y Aqualinda vivieron felices y enamorados. Y cuando pasó un tiempo, las golondrinas decidieron que era hora de regresar y contar lo que habían visto. La tarde en la que emprendieron el vuelo, la Princesa Aqualinda paseaba por un prado, al oírlas alzó la vista y les dijo:


- ¿A dónde vais, golondrinas? ¿Conocéis algún lugar más bello?




- Aqualinda, no hay ningún paisaje más extraordinario ni princesa más hermosa. Pero prometimos volver al otro lado del mundo para que los habitantes supieran que sus regalos habían llevado alegría y amor al corazón del Príncipe Limo.

Limo oyó los sollozos de Aqualinda y corrió hacia ella.

- ¿Por qué lloras? -le preguntó.


Aqualinda le explicó todo lo que le habían contado y añadió:


-En el otro lado del mundo siempre es atardecer; las flores tienen los pétalos apagados y las doncellas han perdido el coral de su sonrisa. ¿Cómo podemos seguir disfrutando de la luz y los colores sabiendo que ellos han perdido su alegría?"




¿Qué pasó con Limo y Aqualinda? ¿Volvieron los colores a su lugar de origen? ¿Se quedaron con ellos? Tenéis que leerlo, aunque decir que es un cuento sobre las estaciones da una pista bastante clara sobre el final. Aun así merece la pena descubrirlo. 

Este libro me costó exactamente dos euros en una tienda de baratijas, no entiendo cómo es posible que luego en otras tiendas sea tan caro. Es una edición grande aunque fina, porque no es muy largo. Ilustraciones a todo color, sencillas y bastante originales. 



Utopía Crítica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada