23 de mayo de 2013

Muchacha punk, Fogwill



Título: Muchacha punk.
Autor: Rodolfo Enrique Fogwill.

Decir que no me ha gustado es quedarse corto. Normalmente soy muy poco agresiva con las críticas negativas, pero en este caso me siento estafada. Estafada porque considero que a día de hoy se publican cosas que no merecen la pena. Estafada porque he perdido tiempo y dinero (poco porque es un relato) en leer algo que no me ha causado ningún tipo de emoción nada más que el desagrado.


Como dar un mordisco a una manzana para darte cuenta tarde de que hay medio gusano en el otro lado. No sé si ha sido un problema de edición, elegir traducir lo que se supone que dicen en inglés y que acaba sonando a Tarzán quiere Jane. Como si hablasen besugos en lugar de personas.


¿La trama? absurda, con descripciones repetitivas. Todo es punk, vale nos habíamos dado cuenta con el título. La chica era punk, los amigos eran punks, la ropa era punk, la mirada era punk... todo punk en una sola frase. No soy quién para dar clases de escritura a nadie, pero por dios el efecto de la redundancia escasas veces queda bien.


Me ha parecido una tomadura de pelo. Completa y absoluta. Os juro que si por mi fuera tiraba el libro por la ventana, cuando lo cerré estuve a punto del enfado que me provocó. Absurdo, no engancha, no es agradable, se supone que se seducen rápido y se acuestan y ni siquiera eso te hace sentir nada. Lo único que podía pensar era: Dios míos si el sexo fuera así la humanidad ya se habría extinguido. 


Que un escritor tenga cierto renombre no significa que todo lo que haya hecho sea bueno. No he leído nada más de Fogwill, pero después de esto no me quedan tampoco muchas ganas. Tendrá que pasar un tiempo hasta que me decida a coger a este autor de nuevo.

Nada más que decir.


Si queréis leerlo aquí tenéis el relato completo: http://www.literatura.org/Fogwill/fmucha.html


Utopía Crítica.

4 comentarios:

  1. Con que poco conocimiento se insulta a un autor que ha escrito grandes obras y que perdurara en la memoria de muchos.
    Con que facilidad se habla sin saber, y se prejuzga con argumentos carentes de sentido.
    Te recomiendo leerlo a fondo para descubrir su incomparable talento. Puedes empezar con la novela " Los pichiciegos" una de las mejores novelas belicas escritas en Argentina sobre la guerra de las Malvinas. Si te gusta leer cuentos breves, te recomiendo " La larga risa de todos estos años ", un cuento que se puede encarar desde muchas posturas y que seguramente sera de tu agrado cuando lo entiendas. En mi opinión, para hacer una critica publica de un autor, no se puede sostener leyendo un solo texto, y menos aun un cuento. Sin mas y con el debido respeto, un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Nada, cero, es el aporte de esta nota "crítica". Creo que hay que ser un poco más responsable a la hora de reseñar acerca del trabajo de otro. En este caso resulta que el otro se trata de un gran escritor, uno de los mejores narradores argentinos, sin duda. Te daría algunas claves para que puedas disfrutar de esta literatura, pero precediendo tan ligeramente como esta "nota" lo hace con este texto, sospecho que será inútil. De cualquier manera, lee "Los pasajeros del tren de la noche" o...mejor lee pinocho.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ángela!

    Desbordada de sensaciones después de leer el cuento llegué hasta tu blog. Y me dio tanta pena que no lo hayas disfrutado que, incluso sabiendo lo viejo de tu comentario, necesité escribir éste. Ángela, no has pillado la gracia de la muchacha punk, la prosa burlona, la violencia atroz que supura por donde encuentra grieta. Entiendo, por tu modo de escribir, que sos española y pienso que, por eso, se te han escapado espacio y tiempo: un argentino en Londres, diciembre de 1978: el vértice del imperio; la colonia exultante de secuestro, tortura y desaparición de quienes osan cuestionar la repartija del mundo, punks con cicatrices que no necesitan service. La narración del encuentro es un chiste, la historia es otra: es un paseo por la cabeza de un verdugo, en ese momento, cualquiera de nosotros, cualquier argentino.

    La muchacha y su rebeldía de juguete. El tono liviano y chispiante y redundante y oral (las malas traducciones que no te han gustado), cinismo en avalancha. ¡El frío!, ..." jamás he sido tan friolento como para ignorar que la campaña sobre el frío nos venía helando tanto, o más aún, que la propia ola de frío"... Es el miedo, Ángela, y es tan bello el modo en que se cuela por todo el relato; el frío, que por la mañana deja su tendal de muertos pobres en el noticiero.

    Y después está ese juego literario en el que la creación autoral todo el tiempo dice presente como en esa terrible e inquietante "Tercera decepción del lector: Yo jamás me acosté con una muchacha punk. Peor: yo jamás vi muchachas punk, ni estuve en Londres, ni me fueron franqueadas las puertas de residencias tan distinguidas. Puedo probarlo: desde marzo de 1976 no he vuelto a hacer el amor con otras personas. (Ella se fue, se fue a la quinta, nunca volvió, jamás volvió a llamarme. La franquean otros hombres, otros. Nos ha olvidado; creo que me ha olvidado)." Marzo del 76 es la fecha de la toma del gobierno por los militares.

    Ojalá vuelvas a la muchacha, que primero hace reir y después te congela de espanto. (Ésa es "La larga risa de todos estos años".)

    Dale, Ángela!

    ResponderEliminar
  4. Coincido con vos. No me gustó. Y desde mi punto de vista, falta darle el remate. No todo escritor nos tiene que gustar y Fogwill estaría de acuerdo con la rebeldía. El valor estético y de buena o mala escritura puede llegar a ser discutible pero las sensaciones que provoca o lo mucho o poco que nos agradó algo, no es tema de debate porque es una opinión. Y yo coincido con tu opinión en que no me gustó.

    ResponderEliminar